Proponen que COMCAR sea un complejo penitenciario y reestructurar gestión para lograr rehabilitación

Viernes 01 Febrero , 2019

Propuesta sobre COMCAR

El Comisionado Parlamentario envió al Ministerio del Interior un Plan de Prevención e Integración Social para el COMCAR como propuesta concreta para superar la conflictiva situación de la unidad donde están uno de cada tres presos del país.

 

Transformar la cárcel más grande del país –el COMCAR– en un complejo penitenciario donde cada módulo sea una unidad de rehabilitación, convocar urgentemente al CODICEN, al Ministerio de Desarrollo Social, a la Administración de Servicios de Salud del Estado, al Ministerio de Educación y el Ministerio de Trabajo, lograr el concurso del Ministerio de Transporte y Obras Públicas y canalizar refuerzo de rubros y apoyo logístico para el Instituto Nacional de Rehabilitación, son las bases del Plan de Prevención e Integración Social para el COMCAR que presentó el Comisionado Parlamentario al Ministerio del Interior.

 

Por más que se refuercen los barrotes y se agreguen unos guardias más, nada va a cambiar si no vamos al fondo de las causas de la conflictividad” dijo el Comisionado Juan Miguel Petit, quien apuntó que: “En el COMCAR hay uno de cada tres presos del país y hay módulos que son tres veces más grandes que varias cárceles del interior. Hay que lograr que deje de ser una unidad carcelaria para pasar a ser un complejo penitenciario, donde cada módulo sea una unidad penitenciaria de rehabilitación, con un alcalde coordinador, equipo técnico, funcionarios y un programa definido de rehabilitación. Esto requiere de la convocatoria del Ministerio del Interior y de su canalización de recursos, la situación excede las posibilidades financieras y logísticas del INR, que tiene muy buena orientación, compromiso y líneas técnicas, pero que no puede por sí mismo resolver los problemas que existen”.

 

La nota señala, entre otras cosas que:

 

“Lesiones, incidentes, muertes, heridos graves y muy en especial la falta de rehabilitación de cientos y miles de personas que vuelven a la calle constituyen un grave cuadro que nos convoca a todos a contribuir en políticas de inmediato, corto, mediano y largo plazo. Creo que los problemas que existen en buena parte del sistema penitenciario –en especial en esa parte en la que encontramos trato cruel, inhumano y degradante– refieren a carencias que están fuera de la capacidad de resolución del Instituto Nacional de Rehabilitación –cuyo buen trabajo y esfuerzo destaco– y refieren a aspectos necesitados del apoyo del máximo nivel administrativo, tanto del Ministerio del Interior como de otros Ministerios y organismos, los cuales a su vez sólo pueden ser convocados de manera directa e inmediata –dada la gravedad de las cosas– por el propio Ministerio del Interior. El cuadro que presenta todavía parte del sistema penitenciario es grave, de muy malas condiciones de reclusión y es crónico. Su apariencia mediática y episódica motiva la naturalización y acostumbramiento a un escenario que daña y liquida vidas: vidas de los internos y vidas de la sociedad que luego son dañadas por personas que no accedieron a mínimos procesos de rehabilitación. Ante lo crónico, la reacción suele ser el acostumbramiento. La política pública y el rol del Estado y sus diversas instituciones –en mi caso desde el Parlamento– son romper la naturalización del horror y buscar soluciones de política pública: racionales, basadas en datos empíricos, prácticas posibles y sustentables en el tiempo.

 

Es con ese espíritu que muy amablemente me dirijo a Usted para RECOMENDAR se proceda a implementar un Plan de Prevención e Integración social en el COMCAR, lugar donde se encuentran casi uno de cada 3,4 presos del país, el que entiendo debería basarse en los siguientes puntos cuya gestión se encuentra a nivel del Ministerio del Interior:

 

1.- Proceder a reestructurar la gestión del COMCAR, determinando que cada Módulo constituya una Unidad Penitenciaria contando para ello con: Alcalde Coordinador, Equipo Técnico, equipo de operadores y Programa de Rehabilitación. A estos efectos, la Dirección General de la Unidad pasará a ser la Dirección General de un Complejo Penitenciario lo que implica una recomposición y re ingeniera de la gestión y refuerzo de los servicios existentes.

 

2.- Convocar urgentemente desde el Ministerio del Interior al CODICEN, Ministerio de Desarrollo Social, Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), Ministerio de Educación, Ministerio de Trabajo (Inefop), a los efectos de que provean de recursos materiales y técnicos que hagan sustentable actividades socioeducativas en todos los módulos del COMCAR. Sin refuerzos procedentes de otros Ministerios es incierto que se logren resultados apreciables.

 

3.- Proceder a transferir o solicitar los rubros y autorizaciones necesarias para el refuerzo de rubros inmediato del Instituto Nacional de Rehabilitación de manera de que se puedan cubrir adecuadamente las necesidades logísticas, de funcionamiento y de operatividad, incluyendo la posibilidad de incorporar por la vías pertinentes personal profesional, gerencial y de seguridad.

 

4.- Proceder a solicitar al Ministerio de Obras Públicas los apoyos necesarios para estudiar y viabilizar operativamente los cambios necesarios en la infraestructura y circulación de la unidad COMCAR de manera que la misma sea un Complejo Penitenciario, con unidades técnicas autónomas y eficientes, con la debida seguridad perimetral e interna que permita el funcionamiento del proceso de rehabilitación apto para disminuir la reincidencia, favorecer la integración social y proteger los derechos humanos e integridad física de los ciudadanos (internos, funcionarios, población en general).

 

Entiendo que el Plan aquí planteado requiere estudios de implementación, diseño e impacto, pero entiendo que atacar las fuentes de la violencia existente es la única manera de superarla, y que reforzar transitoriamente aspectos físicos de vigilancia puntual en nada cambiarán las cosas”.

 

La nota del Comisionado también se elevó a la Presidenta de la Comisión de Seguimiento Carcelario del Poder Legislativo, senadora Ivonne Passada, y a los integrantes de la referida comisión legislativa.