Justicia acepta Habeas Corpus para mejoras en Comcar

Jueves 16 Mayo , 2019

La juez penal de 34º Turno dio andamiento al recurso de habeas corpus del comisionado y ordenó el realojo de los internos de los sectores C1 y C2 del Módulo 8 del COMCAR y que el INR implemente el plan de mejoras que presentó para el cumplimiento de las Reglas Mandela.

 

El Comisionado Parlamentario, Juan Miguel Petit señaló: “Tomamos esto con gran pobreza de espíritu. Eso es, saber que se trata de un pequeño paso, que simplemente cumplimos con nuestra obligación de presentar el habeas corpus al Poder Judicial luego de tres años y medio de señalar las malas condiciones del Módulo 8 del COMCAR. Respetamos mucho a nuestras contrapartes, la Administración Penitenciaria, el Ministerio del Interior y el Instituto Nacional de Rehabilitación, y sigo señalando que hacen un enorme esfuerzo y un buen trabajo con los recursos que tienen. Pero la realidad se conforma del accionar y el contrapunto de los distintos actores institucionales, y nuestro rol es señalar y denunciar aquellos lugares que están por fuera, muy por fuera en este caso, de los estándares mínimos de derechos humanos”.

 

El Comisionado dijo que la sentencia abría un nuevo tiempo: “La señal es clara: si una cárcel está por debajo de los estándares mínimos, la Justicia puede obligar a que eso cambie y la pueda incluso cerrar”.

 

Sobre la reforma penitenciaria el Comisionado dijo: “El habeas corpus correctivo es un instrumento más de nuestro trabajo institucional. Es sí el insumo más potente de nuestra caja de herramientas. Según la ley debemos hacer la supervisión del sistema penitenciario, hacer visitas, recomendaciones, observaciones. Es lo que hacemos todos los días: notas, comunicaciones, hacemos planteos a las autoridades, hacemos relevamientos, informamos al Parlamento. En algunos casos, cuando la situación entendemos que es extrema y que no han funcionado los otros instrumentos, debemos recurrir al más potente que tenemos, ahí entonces recurrimos a la Justicia, que es el garante de los derechos fundamentales, y planteamos la situación. La sentencia obliga a que se encuentren soluciones, mucho más cuando se trata de recursos que el Estado tiene”.

 

Consultado sobre si la sentencia y su planteo era un obstáculo a los planes planteados por el Instituto Nacional de Rehabilitación, el Comisionado dijo: “La acción presentada es al Estado uruguayo, en la persona jurídica del Ministerio del Interior y del Instituto Nacional de Rehabilitación. No solo no creo que esto sea un obstáculo a los plantes de reorganización del COMCAR que se presentaron en la audiencia. Creo que la sentencia es una enorme oportunidad para que el Ministerio del Interior canalice recursos, humanos, financieros y logísticos, y para que se hagan presentes otras partes del Estado que deben estar dentro de las cárceles con mucha mayor presencia que la que tienen hoy: el sistema educativo y de capacitación profesional, la salud, los programas sociales, las propias intendencias. Esto no solo no va en contra del plan de reorganización que ha elaborado el INR, esto lo ayuda a superar las peores condiciones de reclusión y a obtener recursos que ahora no tiene, porque hay una sentencia del Poder Judicial que obliga a mejorar esas condiciones de reclusión que no se pudieron superar todavía”.  

 

También respondió si el planteo hecho implicaba un juicio a la gestión del Ministerio del Interior, a lo que el Comisionado Petit respondió que: “De ninguna manera es un juicio a la gestión. Es una acción concreta, un instrumento institucional al que nos iremos acostumbrando ante situaciones graves, es el siglo XXI que nos golpea la puerta y nos dice que las cárceles tienen que ser un espacio de generación de capacidades pro sociales. No es de ninguna manera una crítica a la gestión pues siempre he dicho y sigo diciendo que la reforma penitenciaria iniciada en 2010 es un hito en la historia penitenciaria, tengo una valoración muy positiva sobre ella, sin dudas desde ese momento se introdujeron cambios fundamentales, ingresó más salud público, se construyeron nuevas unidades, se bajó el hacinamiento, hay más educación, se combate con pautas claras la corrupción, los malos tratos, se generaron programas de rehabilitación. Pero también digo que es un viaje no terminado, que seguimos por debajo de mínimos en buena parte del sistema. Y sobre eso tenemos que hacer cosas ya mismo, cada uno desde su rol y con su mandato”.

 

Sentencia Habeas Corpus