Pereira, Gabriel A.

1856
Distinguido por la Honorable Asamblea General con el honroso cargo de primer magistrado de la República, cumplo con el grato deber de recordaos mi programa, porque en él se hallan consignadas todas las ideas que formarán el punto de partida de la administración que debo presidir. El público lo conoce bien y es por eso que me considero relevado de la necesidad de reproducirlo, pero podeis estar seguros que no me separé de él jamás. Entretanto me prometo contar con la decidida cooperación de todos los que desean el bien general de la República. Las medidas que la situación exige deben ser de alta importancia y grande trascendencia para el país; nada es mas peligroso que precipitarse en semejantes casos. Confío pues, que se esperará con calma el resultado de la meditación profunda que ellos demandan, así como el de la ejecución rápida que me propongo darles. No descuidaré sin embargo el ocurrir pronta y eficazmente á las exigencias justas que no admitan dilación. Las palabras que dejo aquí consignadas, son una promesa que ha de sostener con lealtad y altura. Podré sucumbir en la lucha, pero mi divisa ha sido y será siempre: Paz, Unión, Progreso y Libertad.