A 25 años del Tratado de Asunción, el desafío de replantearnos la herramienta

Martes 26 Abril , 2016
Cámara de Representantes

El Presidente de la Cámara de Representantes, Gerardo Amarilla, afirmó hoy que el mundo no espera y que las consecuencias de las demoras y errores en el manejo de la herramienta Mercosur exigen una profunda reflexión y un franco sinceramiento.

Sus palabras fueron vertidas hoy durante la apertura de la sesión del Parlamento del Mercosur, en el Palacio Legislativo, al celebrarse los 25 años del Tratado de Asunción, alianza que –según dijo- despertó en su momento la esperanza y la ilusión de encontrar un ámbito común que permitiera la creación de un bloque que otorgara mayor fuerza a la hora de la globalización.

Si bien Amarilla admitió que el sueño de integración latinoamericana también estuvo presente en nuestros libertadores, señaló que son cada vez más las voces que se suman críticamente a los resultados alcanzados y a las expectativas no satisfechas en un proceso que ya lleva un cuarto de siglo.

Al referirse a estos fracasos, el Presidente Amarilla afirmó que no se ha avanzado en la libre circulación de bienes y servicios ni en el establecimiento de un arancel externo común.

“Tampoco se avanzó en la coordinación de políticas macroeconómicas y/o sectoriales, ni se logró armonizar legislaciones en busca de la integración” afirmó, pronunciándose a favor de una mayor apertura comercial, una seguridad jurídica  que evite incumplimientos, flexibilidad que permita negociaciones con terceros y mayor dinamismo a la hora de negociar hacia fuera del bloque.

Durante su exposición, Amarilla advirtió que si las herramientas jurídicas creadas  no  son capaces de dar respuestas claras a estas problemáticas, habrá que sustituirlas. “Por ello

–agregó-tenemos por delante el desafío y la urgencia de trabajar juntos para que el sueño de nuestros libertadores de una América unida se haga realidad en este mundo dinámico”

Finalizó sus palabras con expresiones de deseo en el sentido de que los responsables de conducir este proceso político puedan estar a la altura de las circunstancias.