LA PRESIDENCIA DESTACÓ ÁMBITO INTERINSTITUCIONAL POR POLÍTICAS DE FRONTERA

Miércoles 04 Mayo , 2016
Cámara de Representantes

 

Propuestas sobre políticas diferenciadas, reclamos sobre exoneraciones de IVA a la canasta básica y al gasoil, un régimen tarifario especial y la posibilidad de diferir algunos pagos por tarifas y/o tributos, son algunos de los temas que se analizaron hoy en la reunión que participó el Presidente de la Cámara de Representantes en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

De la misma participaron el Canciller de la República, Rodolfo Nin Novoa; la Ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi; delegados de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto; intendentes y autoridades de aquellos departamentos limítrofes con Brasil y Argentina.

En el caso de la Presidencia de la Cámara de Diputados, además de escuchar los informes de los diferentes actores, Amarilla hizo una presentación de su programa de diálogo con el Uruguay Fronterizo.

“Allí explicamos el alcance del mismo, objetivos y características e, incluso, un resumen de los insumos que se han recogido durante las tres giras que hemos llevado adelante”, señaló

La idea –puntualizó Amarilla- es que esto se establezca como un ámbito permanente de análisis, una gran herramienta, en una instancia que se reunirá cada dos meses en Cancillería para poder hacer un seguimiento de la agenda de trabajo.

El Presidente dijo además que la OPP quedó de enviar una plantilla detallando el programa de obras e inversiones de cada Ministerio para las zonas de frontera, lo que –adelantó- será de gran ayuda para encarar soluciones globales.

En relación a si existieron opiniones sobre el proyecto “Uruguay Fronterizo”, Amarilla indicó que los comentarios recabados fueron “muy positivos, tanto de algunos legisladores que ya han participado como de la propia ministra de Desarrollo Social.

Marina Arismendi reconoció la dificultad que a veces existe por la rigidez que a veces tiene el marco normativo, por lo que se vería con buenos ojos que el Parlamento genere, además del diálogo, un marco normativo específico que le permita flexibilidad a la administración al momento de aplicar políticas diferenciales, en este caso por la realidad que se vive en fronteras.